Film: Not dead Yet

>> miércoles, 31 de agosto de 2011



Mucha de la fotografía actual ve al carrete como un dinosaurio, una objeto que se usaba en las cámaras antiguas. Pero la idea de que la película fotográfica ha muerto es quizá una de las mejores campañas de marketing de la historia.

Analicemos el concepto, el fabricante ha pasado de vender una cámara casi una vez en la vida al usuario a vender una cámara cada dos o tres años. Fijaros que casi nadie lleva cámaras de 2 o 4 megapixels.

Una vez eliminadas las cámaras del mercado el resto ha caído por su propio pie. Primero los laboratorios que rápidamente se tuvieron que adaptar. La entrada de rollos los lunes por la mañana disminuyo drásticamente y nadie necesitaba copias.

Luego los fabricantes como Kodak que están en un barco a la deriva, a la espera de un postor que esta jugando a la baja.

Muchos podéis pensar que la película fotográfica es solo un  producto para románticos pero recordar que los cambios y avances no han hecho peor a la película. Un negativo sigue siendo un negativo y nada puede cambiar eso.

Como ejemplo de que la película sigue viva y puede ofrecernos muchas cosas inesperadas, quiero mostraros el trabajo de la fotógrafa Garance Roussel, que trabaja con cámaras antiguas de los años 40 y 50. La Univex y la Winar son sus compañeras de trabajo  y los resultados hacen las envidias de cualquier especialista en postproducción digital.

Visita su web aquí.

Por otro lado os traigo el reportaje elaborado por CNN que da titulo a este post: FILM: NOT DEAD YET

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP